cropped-ico_wp.png

En la década de los 80`s, la situación de violencia en Colombia, se recrudece. El índice de homicidios es de los más elevados del mundo, más del 15% de ellos, se realizan por motivaciones políticas.

Entre 1986 y 1993 perdieron la vida en el país más de 20.000 personas como consecuencia de la violencia política, la mayoría de ellas a manos de las fuerzas armadas y grupos paramilitares. Una abrumadora mayoría eran civiles desarmados ajenos al conflicto, que fueron victimizados por vivir en zonas donde existía actividad guerrillera e intensas operaciones de contrainsurgencia, adelantadas por fuerzas combinas de militares y paramilitares[1].

Leer mas...

Para entonces el conflicto colombiano había adquirido dimensiones alarmantes, tanto en relación con las hostilidades entre las partes, como en los efectos devastadores sobre la población civil. La impunidad campeaba como hasta hoy, por las calles que recibieron los muertos y la conciencia de miles de hombres y mujeres que aún claman por la verdad, la justicia y la reparación.

Concientes de esta situación, un grupo de profesionales del Departamento de psiquiatría de la Universidad Nacional de Colombia, empezaron a cuestionarse y a preocuparse por la salud mental de las personas víctimas de este tipo de violencia, pues el terreno de los efectos psicosociales y en la salud mental de la violencia política, era aún un ámbito abordado de manera superficial y prevenida.

“Eran tiempos aciagos de finales de la década los 80, éramos dueños de nuestro saber y queríamos hacer algo que tuviera sentido frente al sinsentido de la realidad. Fue entonces cuando movidos por las circunstancias decidimos ir más allá de la cotidianidad de nuestro quehacer y emprendimos el camino; no sabíamos muchas cosas aunque creíamos que podríamos enseñar mucho, en realidad sólo contábamos con el corazón y lo pusimos en ese incierto camino que nos mostraban nuestros pacientes; lo único concreto era que el camino tenía corazón, un corazón disfrazado de ciencia” [2]

Así, en 1990 este grupo inició acciones dirigidas a implementar un programa de salud mental para víctimas de violencia socio-política y en 1992 se constituye en una Organización No Gubernamental llamada Corporación AVRE – Apoyo a Víctima de Violencia Socio Política Pro – Recuperación Emocional, compuesta por psiquiatras y profesionales de diversas ramas, como medicina, psicología, enfermería y ciencias sociales.

Durante el desarrollo de su trabajo definieron pautas para el acompañamiento, partiendo de la base que la recuperación emocional no depende únicamente del acceso a atención terapéutica, sino que debe incluir acciones dirigidas a la recuperación del tejido social, la superación de la impunidad, la comprensión del contexto y la identificación y utilización de los recursos existentes en las propias personas y comunidades.

Para ello, el acompañamiento se realizaba por medio de programas de salud metal comunitaria, articulados a programas de desarrollo y capacitación, que posteriormente se concretaron en tres modalidades de acompañamiento: Gestión y acciones para fortalecimiento organizativo, Atención clínica terapéutica y Capacitación.

“Lograr el reconocimiento del tema psicosocial desde la perspectiva de los derechos humanos fue una lucha colosal. Había una percepción general que lo psicológico le baja el tono a lo político. Tuvimos que empezar a argumentar que el discurso alrededor de la salud metal tenía sentido, que la subjetividad y el sufrimiento emocional eran algo digno de tratarse, ya que a partir de ahí, se derivan muchos de los impactos de la violencia en lo colectivo. Entonces teníamos que defender la idea de la psiquiatría como una disciplina que tiene algo que decir frente al tema de la violencia política, las víctimas y la defensa de los derechos humanos.”[3].

Luego de un camino recorrido se hizo evidente que a la labor psiquiátrica y psicológica, se debía integrar de manera transversal la acción social y política, ajustada al modelo de acompañamiento de la Corporación. Entonces se empiezan a realizar actividades de incidencia y participación política, a dar un mayor énfasis a los procesos de formación y capacitación y a fortalecer el trabajo colectivo y en redes, con el propósito de brindar un acompañamiento mucho más integral.

En esta etapa se articula de manera estructural y pragmática lo político y lo social y se fortalece como eje del acompañamiento el tema de derechos humanos, sin perder de vista que todo el trabajo de la Corporación esta orientado por lo psicosocial y la atención en salud mental, teniendo como centro las víctimas y su protección.

“La entidad alcanza un momento de desarrollo institucional a partir de la conceptualización, definición y operativización de la Modalidad de Gestión y Acciones para la Organización y Fortalecimiento de la Sociedad Civil. Su aplicación práctica (…) dota de sentido político y con una fundamentación desde los derechos humanos nuestro modelo de trabajo psicosocial, articulando de manera complementaria las acciones especilizadas de las otras dos modalidades.” [4].

Así la propuesta de la corporación pretendió hacer visible los efectos de la violencia y de la guerra, sobre la subjetividad y sobre la esencia del ser humano, develar su impacto sobre la sociedad y rescatar la solidaridad, la dignidad y la capacidad de resistir desde la civilidad.

“El lenguaje psicológico devela entonces que por el sufrimiento se doblega el alma y que una vez doblegada el alma y la conciencia colectiva, se destruyen la memoria y la dignidad de un pueblo y se concretan los proyectos de exterminio de las ideas y de quienes no están de acuerdo con el orden y el poder establecidos”[5].

Luego de un largo proceso de reflexiones internas frente al papel de AVRE ante las exigencias de un contexto de violencia política cada vez más degradado y las necesidades de las víctimas; el modelo de acompañamiento de la Corporación, quedó integrado por cinco líneas estratégicas de trabajo: Línea de Atención Clínica Terapéutica; Línea de Acciones psicojurídicas; de Construcción y Socialización de Saberes; Línea de Fortalecimiento de Capacidades Locales, Sociales y Organizativa; y línea de Incidencia y Participación Política, que reflejan de manera explícita la integralidad de las acciones realizadas por AVRE.

Hoy, con más de 15 años de trabajo, la Corporación cuenta con una amplia trayectoria y un acumulado en su labor de acompañamiento para aportar en la recuperación y la reparación integral de las víctimas, el fortalecimiento de las organizaciones sociales, comunitarias, eclesiales y de derechos humanos y la integración de la salud mental como aspecto fundamental en la defensa de derechos, el fortalecimiento del Estado Social y la Consecución de la paz.

Actualmente cuenta con un equipo interdisciplinario de profesionales, conformado por psicólogos, médicos psiquiatras, profesionales de las ciencias sociales, humanas y jurídicas, trabajando conjuntamente para la consolidación de las víctimas como sujetos sociales con capacidad de crear una nueva historia, una historia de paz, justicia y dignidad para todos y todas.

Realizar trabajo interdisciplinario psicosocial y en salud mental fundamentado en los derechos humanos. Dicho trabajo se hace con personas y organizaciones víctimas de violaciones a los derechos humanos o al derecho internacional humanitario, para contribuir al pleno ejercicio y realización de los mismos.

dsc_0062

Las siguientes son las bases conceptuales sobre las que la Corporacion AVRE, fundamenta su trabajo de acompañamiento a víctimas de violaciones a los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario:

Salud Mental

Definir qué abarca la salud mental no ha sido una tarea fácil, por cuanto una comprensión de ésta debe considerar la totalidad del individuo y su vínculo con las comunidades, pues los cambios ocurridos en alguno de estos niveles, van a resultar en condiciones que promuevan o deterioren la vida de las personas.

Salud Mental se podría definir como “la capacidad de las personas y de los grupos para interactuar entre sí y con el medio ambiente; es un modo de promover el bienestar subjetivo, el desarrollo y uso óptimo de las potencialidades psicológicas, ya sea cognitivas, afectivas, o relacionales. Así mismo el logro de metas individuales y colectivas, en concordancia con la justicia y el bien común”1

La salud mental, al ser una condición integral no debe ser responsabilidad exclusiva de los individuos, sino que debe ser un propósito de los grupos, comunidades, ciudades o Estados en los que viven, crecen y trabajan las personas, en donde asimismo se consideren las oportunidades y disponibilidad en el acceso a los servicios de salud, la existencia de políticas públicas de salud mental dirigidas al bienestar de la comunidad, y que se establezcan acciones hacia los grupos vulnerables y en riesgo.

La Corporación AVRE hace una apuesta por un trabajo en pro de la salud mental, en este sentido el acompañamiento no sólo se dirige a disminuir el dolor y el sufrimiento emocional, sino que también persigue la realización de labores de prevención para evitar la aparición de trastornos mentales severos, así como del derecho de las personas al disfrute de condiciones que le permitan una adecuada salud mentaly una vida en condiciones de dignidad.

Enfoque Psicosocial

El enfoque psicosocial representa una mirada o postura tendiente a comprender las respuestas y los comportamientos de las personas víctimas de hechos violentos y de la vulneración de sus derechos, en un contexto cultural, político, económico, religioso y social determinado.

Este enfoque a su vez, fundamenta procesos de acompañamiento personal, familiar y comunitario para restablecer en las víctimas su integridad, fortalecer la identidad, reconstruir la dignidad y el tejido social, así como la reparación de los derechos vulnerados.

Busca al mismo tiempo reducir el sufrimiento emocional de las personas, favorecer una elaboración de las experiencias (dotarlas de sentido), potencializar y restaurar los recursos internos (individuales, familiares y colectivos) con que disponen para su recuperación, así como fortalecer procesos de reconstrucción familiar y sociopolítica.

Violencia Socio Política

Es aquella ejercida como medio de lucha político – social, ya sea con el fin de mantener, modificar, sustituir o destruir un modelo de Estado o de sociedad, o también para destruir o reprimir a un grupo humano con identidad dentro de la sociedad por su afinidad social, política, gremial, étnica, racial, religiosa, cultural o ideológica, esté o no organizado. Tal tipo de violencia puede ser ejercida:

  1. Por agentes del Estado o por particulares que actúan con el apoyo, tolerancia o aquiescencia de las autoridades del Estado y en este caso se tipifica como Violación de Derechos Humanos.
  2. Por grupos insurgentes que combaten contra el Estado o contra el orden social vigente, y en este caso:
    • Esa violencia se ajusta a las leyes o costumbres de la guerra y entonces se tipifica como Acciones Bélicas.
  3. Se aparta de las normas que regulan los conflictos armados y entonces se tipifica como Infracción al Derecho Internacional Humanitario.3. Por grupos o personas ajenas al Estado y a la insurgencia, pero impulsados por motivaciones ideológico – políticas que los llevan a actuar en contra de quienes tienen otras posiciones o identidades, o de quienes conforman organizaciones de las antes mencionadas. En ocasiones los autores son identificables como ajenos al Estado y a lainsurgencia; en otras, la identidad de los autores no es posible determinarla pero sí hay elementos para identificar los móviles. Dado que el elemento identificable en todos estos casos es la motivación, estos casos se tipifican como Violencia Político – Social.”1

1 BANCO DE DATOS DE VIOLENCIA POLÍTICA – CINEP – JUSTICIA Y PAZ.z Noche y Niebla. Marco Conceptual. Bogotá. Ediciones Códice, 2002. P 3.

Fundamentación en Derechos Humanos

Al hablar de enfoque psicosocial con fundamentación en Derechos Humanos, se reconoce la existencia de un conflicto armado interno y de violencia sociopolítica en el país, que compromete al Estado por la acción u omisión en la protección de los derechos.

También reconoce en las víctimas los impactos psicosociales y en la salud mental generados por los hechos violentos perpetrados por actores del conflicto armado interno, ubicando responsabilidades e intereses.

La perspectiva de Derechos Humanos transforma, al sujeto vulnerado por la acción, omisión o incapacidad del Estado para proteger su integridad; en un sujeto con derecho a ser resarcido y reparado integralmente. Contribuye también a que la población reconozca, ejerza y exija sus derechos; impide un lenguaje externo de conmiseración y compasión que da lugar a la victimización, la pasividad y la dependencia, y evita un trato discriminatorio relacionado con género, étnia, religión o edad.

Esta fundamentación aplica sistemáticamente los principios de igualdad y de solidaridad, con lo que se busca de manera explícita y práctica, el beneficio de las víctimas teniendo en cuenta su condición, respetando sus derechos y protegiéndolas de posibles agresiones derivadas del contexto.

Víctimas

Persona (s) que, individual o colectivamente, como resultado de actos u omisiones que violan los DDHH o el DIH han sufrido daños físicos o mentales, sufrimiento emocional o menoscabo sustancial de sus derechos fundamentales y que cumplen a su vez un papel activo como sujetos políticos y sociales en la exigencia de sus derechos, en la reconstrucción y reivindicación de la memoria histórica y en su recuperación emocional.

Se podrán considerar también víctimas a los miembros de la familia directa o personas a cargo de la víctima directa, así como a las personas que al intervenir para asistir a la víctima o impedir que se produzcan otras violaciones, hayan sufrido daños físicos, mentales o económicos.

Las víctimas, son personas que adquieren un papel activo como sujetos de derecho y por lo tanto cumplen algunas funciones específicas:

  • Son testigos históricos y representan la memoria de los acontecimientos brutales.
  • Son los sujetos sociales que se oponen y resisten a la impunidad.
  • Son la franja social que se opone con mayor radicalidad a las concesiones simplistas y minimalistas que intentan justificar el sacrificio de la verdad y la justicia a cambio de la paz.La expresión “víctima” es la categoría jurídica que condensa el derecho a la verdad, justicia y reparación integral, así como las garantías de no repetición.
Principios Eticos y Políticos que Guían el Acompañamiento a Víctimas

Comprensión de la experiencia de personas y grupos, sin aislarlos del contexto social, político, económico y cultural. El desconocimiento de estos factores implica una concepción del sujeto ahistórica y asocial.

Cuestionamiento constante a los modelos de trabajo, en la prevención de las causas de la violencia sociopolítica y no sólo en el enfrentamiento de las consecuencias.

Respeto a la diversidad y a las particularidades de género, étnicas y culturales de la población.

Reconocimiento del daño ocasionado a las víctimas de violencia sociopolítica, al igual que su papel activo en la reivindicación de sus derechos.

Reflexión y análisis constante del contexto, los actores y las implicaciones del acompañamiento psicosocial.

No existe neutralidad en el acompañamiento psicosocial, éste siempre está marcado por una postura política a favor de las víctimas. Cuando se acompaña se actúa políticamente.

Violación a los Derechos Humanos

Por violación a los Derechos Humanos debe entenderse toda conducta positiva o negativa mediante la cual un agente directo o indirecto del Estado vulnera, en cualquier persona y en cualquier tiempo, uno de los derechos enunciados y reconocidos por los instrumentos que conforman el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Los dos elementos específicos que convierten un acto de violencia cualquiera en una violación de derechos humanos son, por una parte el autor, y por el otro la materia. Si el autor es un agente directo o indirecto del Estado, y si el derecho violado es alguno de los consagrados en los pactos internacionales de derechos humanos, entonces, el acto de violencia se constituye en una violación de derechos humanos. Una violación de derechos humanos puede tener como móvil la persecución política, la “intolerancia social” o el simple abuso o exceso de autoridad.

La autoría estatal, como elemento determinante para tipificar una violación de derechos humanos, puede darse de varias maneras:

1. Cuando el acto de violencia es realizado directamente por un Agente del Estado (a este respecto se entiende por Agente del Estado aquel que tiene funciones represivas o de control, o a quien se le ha asignado la protección de un derecho) que ejerce una función pública;

2. Cuando el acto de violencia es realizado por particulares que actúan con el apoyo, la anuencia, la aquiescencia o la tolerancia de agentes del Estado;

3. Cuando el acto de violencia se produce gracias al desconocimiento de los deberes de garantía y protección que tiene el Estado respecto a sus ciudadanos.2


1Defensoría del Pueblo, “Algunas precisiones sobre violación de los derechos Humanos en Colombia”, Serie Texto de Divulgación, No. 2
2 Ibíd. P 4

Grupo Meta Poblacional
Hombres y mujeres sin distinción de edad, procedencia geográfica, raza, credo, género o estrato socio – económico, a saber:Víctimas directas de violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario. (Familiares de desaparecidos/as forzados/as; familiares o sobrevivientes de masacres, atentados, torturas, asesinatos selectivos; detenidos/as arbitrariamente; amenazado/as; población y/o comunidades en situación de desplazamiento forzado o en alto riesgo de desplazamiento por violencia política).Trabajadores de organizaciones no gubernamentales de derechos humanos, paz, humanitarias, de víctimas; gremiales; eclesiales; comunitarias y otras afines.
Grupo Meta Institucional

Entidades  co.ejecutoras locales, regionales o nacionales, entre las que podemos encontrar organizaciones de carácter social, no gubernamental, de víctimas, eclesial, educativas, entre otras.

Otras ONG de Derechos Humanos u organizaciones sociales / gremiales, que pueden ser co-ejecutoras en la línea de procesos y casos o para proyectos interinstitucionales.

  • Plataformas de derechos humanos regionales, nacionales e internacionales.
  • Plataformas de donantes en concertación para realizar actividades coordinadas.
  • Entidades Internacionales e Intergubernamentales con mandato relevante.
  • Universidades y sector académico.

Nuestro Acompañamiento

img_20150501_130525

La Costa Caribe es una de las regiones más deprimidas del país en términos de pobreza y acceso a recursos por parte de sus habitantes. Sobresalen los índices de desempleo, la alta recepción de población en situación de desplazamiento forzado, la corrupción y el clientelismo, sumado a la cooptación de la gobernabilidad por parte de los actores del conflicto armado interno.

img_20150502_153050

El Sur Occidente colombiano integra los departamentos de Valle del Cauca, Cauca y Nariño. Esta región se ha caracterizado por la conjugación del accionar de los diferentes actores armados que hacen presencia y se disputan los territorios (agentes estatales, paramilitares e insurgentes), motivados por intereses geoestratégicos sobre el Puerto de Buenaventura, la salida hacia al pacífico y hacia el Ecuador. También hacia las riquezas naturales, minerales y los yacimientos de hidrocarburos que posee la zona.

2015-08-21-10-54-43

Históricamente el departamento de Antioquia y su capital la ciudad de Medellín, han sidofuertemente golpeadas por el conflicto armado interno en sus diversas manifestaciones y han sido centro de atención por los diversos procesos regionales y locales que allí se han suscitado asociados a la dinámica de dicho conflicto: La visibilización del fenómeno del narcotráfico y la consolidación del cartel de Medellín en la década de los 80’s; el inicio de la lucha contra – insurgente, la conformación/legalización de las Convivir y la aparición de los grupos paramilitares en la década de los 90’s; el inicio del proceso de “desmovilización” de los grupos paramilitares en la ciudad de Medellín entre otros.

2015-08-26-10-11-10

Diferentes grupos han hecho y hacen presencia en la capital del país tomando el control de zonas estratégicas, en aras de financiar actividades ilícitas y ampliar sus filas con el reclutamiento y vinculación de niños, jóvenes y otros grupos de la población que habitan las zonas más deprimidas de la ciudad. Específicamente desde la década de los 90`s, grandes redes que conectan grupos guerrilleros, paramilitares, narcotráfico y delincuencia organizada, se han instalado en Bogotá como punto estratégico para sus operaciones, en tanto centro político, económico y financiero del país.

2015-08-21-13-05-08

La región del Magdalena Medio comprende los municipios ubicados al margen del Río Magdalena, yendo desde Puerto Nare (Antioquia), hasta el municipio de La Gloria (Cesar). Cuenta con gran riqueza natural en recursos renovables y no renovables, biodiversidad y una privilegiada ubicación geográfica, constituyéndose en referente fundamental para el desarrollo nacional

PLATAFORMAS

Es una coalición de 260 organizaciones colombianas que trabajan en la promoción, divulgación y defensa de los derechos humanos. Es una plataforma autónoma, amplia y plural de encuentro y trabajo compartido entre organizaciones no gubernamentales y organizaciones sociales de diferentes regiones del país. Con el apoyo de organizaciones internacionales de solidaridad, complementa las tareas y esfuerzos de las ONG en las relaciones y el trabajo internacional por los derechos humanos.

Página web: http://www.ddhhcolombia.org.co/

Twitter: @coeuropa

Es un ente interinstitucional que busca potenciar el trabajo de las organizaciones defensoras de derechos humanos, promoviendo acciones dirigidas a la prevención, protección, recuperación de las víctimas de tortura, y difusión de la situación de la problemática en instancias nacionales e internacionales.

La Coalición Colombiana Contra la Tortura está conformada por las siguientes organizaciones: Asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos (ASFADDES), Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CAJAR), Comisión Colombiana de Juristas (CCJ), Corporación Acompañamiento Psicosocial y Atención en Salud Mental a Víctimas de Violencia Política (AVRE), Corporación Centro de Atención Psicosocial (CAPS), Corporación Reiniciar, Corporación Vínculos, Fundación Comité de Solidaridad con Presos Políticos (FCSPP) y Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT).

Twitter: @CCCTortura

Facebook: Coalición Colombiana contra la Tortura

Fondo para Ayudas de Emergencia &
Fortalecimiento Organizacional En Protección y Autoprotección

El FFP Es una iniciativa de Diakonia – Acción Ecuménica Sueca y sus copartes en Colombia, que busca fortalecer las condiciones de seguridad y protección, así como las capacidades individuales y colectivas de protección y de autoprotección de quienes trabajan en defensa y promoción de los derechos humanos, paz e intereses sociales en un contexto de sistemáticas violaciones El fondo cuenta con tres instancias: El Comité Coordinador conformado por cuatro organizaciones que son: La Corporación AVRE; El Centro Justapaz; Humanidad Vigente Corporación Jurídica en representación de la Coordinación Colombia – Europa – USA y el Instituto de Servicios Legales Alternativos ILSA; la entidad administradora que en la actualidad es el Centro Justapaz; y la Secretaría Técnica.


Proyecto FFP – UE- OI “Instrumento de Estabilidad II”

Se sigue apostando por la formación, el fortalecimiento y el apoyo desde las organizaciones, como factores de protección

“[Las] amenazas en Colombia se tienen que tomar muy en serio”, dijo en noviembre de 2014 Fabrizio Hochschild – Director de Naciones Unidas en Colombia; afirmación que es muy diciente teniendo en cuenta la realidad que enfrentan las y los defensores de derechos humanos, en especial quienes trabajan por la reivindicación de los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación, en el país.

El Grupo de Trabajo pro Reparación Integral es un espacio de coordinación interinstitucional conformado desde el año de 2004 por organizaciones académicas y defensoras de los Derechos Humanos, reunidas para fortalecer estrategias de superación de la impunidad, generando análisis, reflexión, sensibilidad y producción de materiales sobre los mecanismos de reparación integral desde la complementariedad.  Este grupo ha contribuido a dinamizar procesos de reconstrucción de la memoria histórica, mediante el fortalecimiento de las víctimas y entidades acompañantes en procesos de reparación y articulando diferentes iniciativas de la sociedad civil.Las Organizaciones que integran el grupo son:

  • Banco  de Datos Cinep
  • Corporación AVRE – Acompañamiento Psicosocial y Atención en Salud     Mental a Víctimas de Violencia Política
  • Corporación Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo”
  • Fundación “Manuel Cepeda Vargas”
  • Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos –ILSA
  • Programa de Iniciativas Universitarias para la paz y la convivencia de la  Universidad Nacional de Colombia – PIUPC
  • Con la cooperación de Diakonia-Gente que cambia el mundo.

 

El interés de este grupo de trabajo es la construcción de alianzas interinstitucionales para realizar actividades conjuntas en líneas estratégicas de acción como la defensa y garantía de la reparación integral y la superación de la impunidad. Dichas alianzas están encaminadas a aunar esfuerzos en la búsqueda de soluciones sostenibles en Derechos Humanos y Democracia.En este marco, el Grupo de trabajo Pro Reparación Integral se plantea la necesidad de construir una serie de herramientas pedagógicas, orientadas a la reflexión y la búsqueda de alternativas, que permitan crear y desarrollar acciones estratégicas, a partir, del trabajo con las víctimas y las organizaciones que acompañan sus procesos de superación de la impunidad, es así que surge el matrial pedagógico sobre reparación integral “Voces de memoria y dignidad”, que pretende aportar elementos conceptuales y metodológicos para que las organizaciones y movimientos sociales que han sido víctimas de la violencia sociopolítica, así como las organizaciones que acompañan y promueven los procesos de verdad, justicia y reparación en Colombia, puedan asumir un papel activo como sujetos sociales e históricos en la reivindicación de sus derechos.

MATERIAL DIDACTICO

Desde el año 1999 inició la construcción participativa de una propuesta pedagógica que se consolida en un paquete pedagógico conformado por  14 cartillas que dan cuenta de un conjunto de talleres resultado de la experiencia de la Corporación AVRE en el área de capacitación y específicamente en el proceso de formación de Terapeutas Populares (TPs) y Multiplicadores(as) en Acciones Psicosociales (MAPs).

 

Leer mas...

La idea surge a partir de la reflexión institucional sobre la necesidad de contar con una estrategia pedagógica que garantice la real inclusión de un discurso integral en las acciones pedagógicas y en las prácticas; asegurando pro tanto el impacto social, fomentando la autonomía y sostenibilidad de las acciones psicosociales y en salud mental  en las entidades que están atendiendo a las víctimas de la violencia sociopolítica.

Su construcción  duró cinco años, en los que participaron el equipo (profesional y de apoyo administrativo de la Corporación AVRE, los y las participantes del proceso formativo piloto, las entidades co – ejecutoras (organizaciones sociales, eclesiales, no gubernamentales y organizaciones de víctimas)  y los asesores vinculados para tal fin. De igual forma se integran los resultados de una sistematización del área de capacitación (1989-1997), el trabajo de evaluación conjunto del proceso piloto de formación de TPs y MAPs  llevado a cabo en tres ciudades, Barrancabermeja, Sincelejo y Montería, por un total de siete grupos: cuatro de TIPs y tres de MAPs, de doce co-ejecutoras de perfiles muy diversos, que culminó en el primer semestre del 2001 y nuevos procesos formativos que se adelantaron desde esa fecha en  Barrancabermeja, Montería y Medellín.

Este paquete pedagógico está dirigido a las organizaciones de diverso tipo que están trabajando con víctimas , organizaciones no gubernamentales (oNGs), organizaciones comunitartias, sociales y entidades eclesiales,organizaciones defensoras de los derechos humanos, organizaciones de víctimas o aquellas que tienen como misión el trabajo y acompañamiento a víctimas y para aquellas organizaciones con las que exista afinidad temática.

Su prinicipal objetivo es la formación de agentes locales con dos pérfiles complementarios, unos denominados Terapeutas Pupulares y otros Multiplicadores en acciones psicosociales. Ambos con capacidad y habilidades para reconocer el impacto que tiene la violencia socio política y el conflicto aramado sobre la salud mental de los individuos y el teijo social y llevar a cabo acciones que lo contrarresten: (i) De tipo terapéutico (primera ayuda psicológica) ; (ii) de tipo psicosocial en el marco de actividades coordinadas y complementarias institucionales. De igual forma tiene objetivos complementarios según el uso que se le dé al paquete pedagógico, tal y como sigue: (i) Reforzar o mejorar habilidades particulares en la cualificación de la práctica psicosocial, (ii) sensibilizar, informar o ampliar los conocimientos en los temas de referencia en cada cartilla y (iii) aquellos objetivos  que orientan el desarrollo de cada uno de los temas que se abordan en los talleres.

Les agradecemos prestar especial atención, si la decisión es usarlo, a la cartilla Guía Metodológica.  De igual manera confiamos en su uso responsable y desde la aplicación del Enfoque Acción sin Daño.

Artículos y Documentos de Corporación AVRE

Alianzas y Plataformas

  • ops

    Organización Panamericana de la Salud

  • moviceMovimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado

  • alianza

    Organizaciones Sociales y Afines por una Cooperación para la Democracia y la Paz en Colombia.

  • cceeu

    Coordinación Colombia Europa Estados Unidos

  • sweforMovimiento Sueco por la Reconciliación

  • redsalud

    Red Latinoamericana y del Caribe de Instituciones la Salud contra la Tortura la Impunidad y otras Violaciones a los Derechos Humanos

  • IRCT

    Consejo Internacional de Rehabilitación de Víctimas de Tortura

     

CONTACTENOS

CORPORACION AVRE – 25 AÑOS

Acompañamiento Psicosocial y Atención en Salud Mental a Víctimas de la Violencia Política.

Teléfonos +57 1 347 3773 – 309 9470
Calle 61F # 24-42
Bogotá D.C. – Colombia
pattern
http://corporacionavre.org/wp-content/themes/imperio/
http://corporacionavre.org/
#01a280
style1
paged
Cargando...
/home/corpora5/public_html/
#
on
none
loading
#
Sort Gallery
off
yes
yes
off
Enter your email here
on
off